Con solo el escaneo del rostro de un actor, una inteligencia artificial puede crear toda una producción audiovisual que por su realismo se volverá popular. Es la premisa del primer capítulo de la sexta temporada de Black Mirror, que parece volverse potencialmente real.

En el episodio, protagonizado por Salma Hayek, la actriz lucha contra una gran corporación, que bien pudiera ser Netflix, la plataforma dueña de la serie de ciencia ficción. Y es que muy tarde descubre que cedió los derechos de su imagen a una IA, que también se aprovecha de la confianza de los suscriptores para apoderarse de sus vidas y difundirlas como un dramático.

Sí, es ficción de la que nos tiene acostumrados Black Mirror, pero aterradoramente se puede volver real. Por ello, los actores de Hollywood están en huelga por primera vez en 43 años.

Black Mirror y los temores de los actores

Hay temores sobre el impacto que ha generado o puede generar la inteligencia artificial (IA) en la industria.

Screen Actors Guild (Sindicato de Actores de Cine), más conocido por sus siglas en inglés: SAG-AFTRA, no logró llegar a un acuerdo en Estados Unidos para conseguir una mejor protección de sus miembros frente a la IA.

La organización también advirtió que «la inteligencia artificial representa una amenaza existencial para las profesiones creativas».

Duncan Crabtree-Ireland, el principal negociador de SAG-AFTRA, criticó a los productores por sus propuestas sobre el uso de la IA.

Y es que los estudios habían pedido tener la facultad de escanear los rostros de los extras a cambio del pago por un día de trabajo. Así poseerían su imagen y tendrían el derecho de usarla «por el resto de la eternidad, en cualquier proyecto que quieran, sin consentimiento y sin compensación».

Sí, tal cual lo que crea toda la trama del episodio ‘Joan es horrible’ de Black Mirror.

Dentro y fuera de Estados Unidos hay preocupaciones por la llamada «clonación de rendimiento».

Liam Budd, del sindicato británico Equity, señaló que había «miedo circulando» y que tratan de educar a los actores para que comprendran sus derechos en este mundo en rápida evolución.