2023 ha sido testigo de un cambio revolucionario en la forma en que interactuamos con la tecnología. El que está por terminar ha sido el año del auge de la inteligencia artificial. La herramienta dejó de ser un concepto de ciencia ficción para convertirse en una de las más utilizadas en el mundo.

Recordemos un poco como ocurrió esta revolución. El detonante fue el lanzamiento de ChatGPT por OpenAI en noviembre de 2022. En cuestión de días, este chatbot capturó la atención de millones de personas. Marcó así el auge de la inteligencia artificial y el inicio de una nueva era.

Las redes sociales se llenaron de fotos y vídeos creados por los usuarios utilizando diversas herramientas generativa. Las «conversaciones» con la IA se convirtieron en algo común, abarcando una amplia gama de temas.

La carrera tecnológica que produjo el auge de la inteligencia artificial

Los gigantes tecnológicos no se quedaron atrás en la carrera por la IA. De hecho, ya algunos proyectos se conocían a medias.

Fue en febrero de 2023, cuando Microsoft anunció una inversión de 13.000 millones de dólares en OpenAI y comenzó a utilizar la tecnología GPT4 para su propio chatbot, Bing. La visión de Microsoft es que esta tecnología se convierta en un «asistente» en todos sus programas y aplicaciones.

Google, que realizaba sus investigaciones con más hermetismo, se anotó en el auge de la inteligencia artificial. Entró con el lanzamiento de su propio chatbot IA, Bard. En diciembre, Google presentó un modelo de IA más potente, Gemini, que es «multimodal nativo». Esto significa que Gemini puede aprender de datos que van más allá del texto, absorbiendo también información de audio, vídeo e imágenes.

Incluso Meta, la empresa matriz de Facebook, Instagram y WhatsApp, se unió a la carrera de la IA. Meta apuesta por una alianza de IA entre diversas empresas para «avanzar hacia una IA abierta» y gratuita.

Recordar siempre los riesgos de la IA

A medida que la IA se vuelve más omnipresente, también surgen preocupaciones sobre sus riesgos. Los usuarios pronto se dieron cuenta de que las respuestas de la IA no siempre son correctas y que a veces pueden incurrir en lo que se conoce como «alucinaciones». Además, se han planteado cuestiones sobre los derechos de autor y la necesidad de regular la IA a nivel mundial.

Pero, más allá de los debates, no cabe duda que 2023 fue el punto de inflexión, el año del auge de la inteligencia artificial. Todo el mundo empezó a hablar con la IA, marcando el inicio de una nueva era en la interacción humana con la tecnología. A medida que avanzamos hacia 2024, podemos esperar ver aún más innovaciones y cambios en este campo en constante evolución.