Sam Altman cayó de su cago y en menos de una semana ascendió de nuevo con reformas en el organismo que provocó su despido