Algunos expertos no ven posible prohibir la IA,al grado al que ha llegado tras un año de vertiginosos avances. Pero apuestan al entrenamiento