El Tribunal Supremo de Reino Unido rechazó atribuir inventos a la IA, por considerar que no posee derechos legales y es una herramienta