El Parlamento Europeo aprobó el 12 de diciembre un proyecto de ley para regular la IA, que establece los principios y las normas para el desarrollo y el uso de la IA en Europa. Se trata de la primera iniciativa legislativa de este tipo a nivel mundial, que busca crear un marco común para orientar a los Estados miembros y a los actores privados en esta materia.

Hace poco, un grupo de expertos había pedido a los líderes europeos apresurar la aprobación de esta ley para regular la IA. Con este paso, ahora debe ser ratificado por todas las Comunidades Europeas antes de convertirse en ley definitiva.

La inteligencia artificial (IA) es una de las tecnologías más disruptivas y prometedoras del siglo XXI y este año representó una revolución. Es capaz de transformar diversos sectores y ámbitos de la sociedad. Pero también plantea importantes desafíos éticos, legales y sociales que requieren una regulación.

Los cuatro pilares de la ley para regular la IA

El proyecto de ley para regular la IA se basa en cuatro pilares fundamentales. Estos son: protección de los derechos fundamentales y valores democráticos; garantía de la seguridad; promoción del bienestar social; e innovación responsable. 

Cada uno de estos pilares contiene una serie de medidas específicas que abordan diferentes aspectos relacionados con la IA, como por ejemplo:

  • Protección de los derechos fundamentales y valores democráticos: se establecen requisitos mínimos para asegurar que las aplicaciones y los sistemas basados en IA respeten derechos fundamentales como la dignidad humana, la igualdad, la no discriminación, el derecho a un juicio justo o el derecho a la privacidad. También se definen criterios para evaluar si una aplicación o un sistema es compatible con los valores democráticos.
  • Garantía de la seguridad: se establecen medidas para prevenir y mitigar los riesgos potenciales derivados del uso indebido o malintencionado de la IA, como por ejemplo el ciberataque, el espionaje industrial o militar, o las armas autónomas. También se definen obligaciones para asegurar que las aplicaciones y los sistemas basados en IA sean seguros desde su diseño hasta su funcionamiento.
  • Promoción del bienestar social: se establecen medidas para fomentar el desarrollo sostenible e inclusivo mediante el uso ético y beneficioso de la IA. Se prevé apoyar a las empresas e instituciones que desarrollen soluciones innovadoras de IA para mejorar la salud pública, la educación o el medio ambiente. También se prevé facilitar el acceso equitativo a las oportunidades generadas por la IA mediante políticas públicas específicas.
  • Innovación responsable: se establecen medidas para impulsar una cultura europea basada en principios éticos y responsables respecto al desarrollo y al uso de la IA. Por ejemplo, se prevé crear un sistema europeo único e independiente que supervise y evalúe las aplicaciones y los sistemas basados en IA. También se prevé fomentar una colaboración internacional entre los Estados miembros europeos y otros países o regiones líderes en este campo.

El proyecto de ley para regular la IA representa un hito histórico en materia legislativa sobre inteligencia artificial a nivel global. Una vez confirmada, su objetivo será crear un marco armonizado que garantice una gobernanza eficaz e integrada sobre esta tecnología tan relevante e influyente.