Google lanzó Gemini como una apuesta de vanguardia de esta revolución de inteligencia artificial que vivimos en estos tiempos.

Gemini es el sucesor de PaLM 2, el modelo de IA actual de Google que impulsa productos como el chatbot Bard y otras características. A diferencia de su predecesor, Gemini se construyó desde cero para ser multimodal, lo que significa que puede procesar y entender diferentes tipos de datos, como texto, imágenes y código.

Google lanzó Gemini y así marca un hito importante en el campo de la IA. Según Google, Gemini es el modelo de IA más potente jamás construido. Con capacidades multimodales sofisticadas, Gemini puede manejar conversaciones al estilo humano y entender e interpretar imágenes. Pero además, puede codificar de manera prolífica y efectiva, impulsar datos y análisis, y ser utilizado por los desarrolladores para crear nuevas aplicaciones y API de IA.

Pero Gemini no es solo una herramienta para los desarrolladores. También tiene el potencial de transformar la forma en que interactuamos con la tecnología en nuestra vida diaria. Por ejemplo, Gemini podría existir o incluso potenciar la mayoría de los productos y servicios de Google.

Google lanzó Gemini y enfrenta nuevos desafíos

A pesar de su potencial,  Gemini no ha estado exento de desafíos. Según los informes, Gemini ha tenido problemas con las consultas en idiomas que no son inglés. Sin embargo, Google lanzó Gemini y  asegura que está siendo “ajustado y rigurosamente probado para la seguridad” antes de su lanzamiento.

Gemini representa el futuro de la IA, desde la perspectiva de Google. Con su capacidad para procesar y entender diferentes tipos de datos, tiene el potencial de transformar la forma en que interactuamos con la tecnología y el mundo que nos rodea. Aunque todavía estamos en las primeras etapas de esta revolución, Google lanzó Gemini y marcó un hito importante en nuestro viaje hacia un futuro impulsado por la IA.