Los científicos lograron un hito impresionante: un cerebro creado con IA capaz de reconocer el habla humana.

Los organoides cerebrales, también conocidos como «mini cerebros», son estructuras tridimensionales generadas en laboratorio que imitan la organización y funcionalidad del cerebro humano. Se crean a partir de células madre, que tienen la capacidad de convertirse en cualquier tipo de célula del cuerpo humano.

El proceso de creación de un organoide cerebral comienza con la transformación de células simples, como las de la piel, en células madre. Este proceso se conoce como «reprogramación celular» y fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 2012.

Una vez que las células madre están listas, los científicos las diferencian en varios tipos de células cerebrales, incluyendo neuronas y células gliales. Estas células luego se organizan en una estructura tridimensional que imita la organización y funcionalidad del cerebro humano.

Las implicaciones del cerebro creado con IA

El que crearon recientemente los científicos es especial por la integración de la inteligencia artificial. Ellos incorporaron algoritmos de aprendizaje automático en el organoide, permitiéndole reconocer y procesar el habla humana.

El cerebro creado con IA tiene implicaciones significativas para el campo de la neurociencia y la medicina. 

Por un lado, los organoides cerebrales con inteligencia artificial podrían utilizarse para estudiar enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson. Al replicar la estructura y funcionalidad, el cerebro creado con IA podría proporcionar un modelo más preciso para el estudio de estas enfermedades.

Además, la capacidad de estos organoides para reconocer y procesar el habla humana podría tener aplicaciones en el campo de la rehabilitación neurológica. Por ejemplo, podrían utilizarse para ayudar a las personas que han perdido la capacidad de hablar debido a un accidente cerebrovascular o a una lesión cerebral traumática.

El cerebro creado con IA capaz de reconocer el habla humana es un hito impresionante que abre nuevas posibilidades para el estudio del cerebro humano y el tratamiento de enfermedades neurológicas.