Otro gran mercado se podría unir en los próximos años a la decisión de la Unión Europea de obligar un cargador único para los equipos electrónicos. Ahora, en Estados Unidos (EE.UU.) una ley para ello está en propuesta.

En Europa ya es decisión tomada y ley firmada. Los fabricantes de electrónicos deben agregar un cargador único a sus equipos, un puerto USB-C, a partir del otoño de 2024.

Si la medida europea ya ponía en aprietos a Apple, la cabeza más visible del grupo que rechaza este requisito, con EE.UU. en la misma línea el futuro no es promisorio.

Resulta que un grupo de senadores demócratas solicitaron recientemente al Departamento de Comercio que siga los pasos de Europa. «La UE ha actuado de acuerdo al interés general del público. Estados Unidos debería hacer lo mismo», explican.

Entre los senadores que firman la petición aparecen Elizabeth Warren y Bernie Sanders, aspirantes a la presidencia del país norteamericano.

¿Por qué es necesario el cargador único?

La medida que se exige en EE.UU. es similar a la que ya Europa aprobó. Todos los fabricantes de electrónica de consumo tendrán que abandonar cualquier puerto propietario exclusivo para carga o transferencia de datos y ofrecer USB-C como estándar.

Pero, no la ley no es tan restrictiva. Entre las excepciones se incluyen dispositivos de gran tamaño, como las laptops. Además, podrán mantener otros tipos de puerto siempre y cuando incluyan un USB-C.

La razón más popular de esta obligación europea está fundamentada en la ecología. La multiplicidad de puertos y estándares contribuye a generar una mayor cantidad de basura electrónica, que necesitan cables específicos o adaptadores.

Apple entre los detractores de la ley europea

Apple es una de las empresas más afectadas por la decisión de la Unión Europea, porque sus dispositivos tienen puertos exclusivos para la carga de energía. Esto está prohibido a partir del otoño de 2024.

La compañía de la manzana dispone en sus teléfonos iPhone, algunos de sus iPad y accesorios de una conexión Lightning para cargar y transferir datos desde el dispositivo.

Por supuesto que trató de frenar, sin éxito, la iniciativa europea. Su argumento es que la estandarización perjudica la innovación. De acuerdo a sus análisis, ya no habrá incentivo para crear mejores tecnologías de carga o puertos con capacidades más avanzadas.