Es Italia el primer país del hemisferio occidental que bloquea ChatGPT, la más famosa de las inteligencias artificiales generativas.

El organismo gubernamental para la protección de datos italiano anunció que existen preocupaciones de privacidad relacionadas con el chatbot.

Así, bloquea ChatGPT, creado por la empresa estadounidense OpenAI y que tiene el respaldo de Microsoft.

La decisión de las autoridades italianas se ejecutó de forma inmediata. Lo que deja a sus residentes sin esta inteligencia artificial que a través de textos ofrece respuestas posibles y válidas para cualquier tema.

De hecho, millones de personas en el mundo han usado ChatGPT desde su lanzamiento en noviembre de 2022.

El programa puede responder preguntas utilizando un lenguaje similar al humano e imitar diferentes estilos de escritura.

El rechazo a la inteligencia artificial


La IA tiene detractores en todo el mundo, algunos muy poderosos que exigieron hace poco en una carta detener el avance de las más poderosas hasta que no haya reglas claras que protejan a la humanidad.

Pero del otro lado está Microsoft, que ha gastado miles de millones de dólares en el chatbot, al punto de agregarlo al buscador Bing.

Las preocupaciones sobre los riesgos potenciales de la intenligencia artificial se han extendido en los últimos meses, incluida su capacidad de eliminar puestos de trabajo y de difundir información errónea.

Microsoft también incorporará una versión de esta tecnología en sus aplicaciones de Office, incluidas Word, Excel, PowerPoint y Outlook.


¿Por qué Italia bloquea ChatGPT?

Antes de la decisión que bloquea ChatGPT en Italia, las autoridades habían iniciado una investigación. Descubrieron que la herramienta incurrió en violación de datos relacionada con las conversaciones de los usuarios y la información de pago.

Ese día, el 20 de marzo pasado, el ente regulador italiano sostuvo que no había ninguna base legal para justificar «la recopilación y el almacenamiento masivo de datos personales con el fin de ‘entrenar’ a los algoritmos en los que se basa el funcionamiento de la plataforma».

También dijo que ChatGPT «expone a los menores a respuestas absolutamente inadecuadas en comparación con su grado de desarrollo y conciencia».

OpenAI tuvo 20 días para responder a las preocupaciones del organismo italiano, bajo riesgo de una multa de US$21,7 millones o hasta el 4% de los ingresos anuales.

ChatGPT ya está bloqueado en varios países, incluidos China, Irán, Corea del Norte y Rusia.